Saltar al contenido

Oración del día a Dios (27 abril)

abril 26, 2019

La gratitud hacia nuestro Señor es una sensación profunda de reconocimiento y cariño a quien nos ha regalado muchas cosas.

La gratitud hacia nuestro Señor es una sensación profunda de reconocimiento y cariño a quien nos ha regalado muchas cosas. La oración a Dios es algo que sale de nuestro corazón para agradecerlo por todo este tiempo que nos ha regalado.

A veces nos olvidamos de agradecer, pero otras veces no lo hacemos porque pensamos que es obligación su obligación. Aunque no tengas nada importante que decir, lo cierto es que ser agradecido todos los días con Dios es lo mejor que puedes hacer.

Una nueva mañana me has regalado Padre y yo

aquí de rodillas me dispongo a darte las gracias

por todo aquello que me regalas, por todo lo que

me permites tener y disfrutar, gracias mi amado

Dios, por ser tan bondadoso y generoso conmigo,

porque contigo lo tengo todo mi Señor.

Gracias Padre, porque hoy puedo hablarte. Padre

bendito, ayúdame para que en este día broten de

mis labios palabras sabias; y que cada una de ellas

se conviertan en alivio para todas las personas que

estén a mi alrededor; que mis palabras edifiquen,

consuelen y produzcan alegría.

Padre, gracias por permitir que este día haya

podido levantarme de esta cama, porque mi

cuerpo me responde y porque mi alma se encuentra

en paz, gracias por darme la dicha de esta nueva

oportunidad de vida, gracias porque hoy puedo

comenzar de nuevo.

Te doy las gracias mi Señor, por la familia que

me has confiado, porque son el motor que me

impulsa a conseguir todo lo que deseo y sueño,

gracias por permitir que sean parte de mi vida y

yo de la suya, gracias Dios, porque gracias a ellos

he conocido la unión familiar, el apoyo mutuo, el

sacrificio y el amor verdadero.

Gracias Padre porque el día apenas está comenzando

y yo siento tus bendiciones en mi vida, porque en

mi mesa los alimentos no han faltado hasta hoy,

porque me das la fortuna de tener un hogar, de tener

trabajo, de tener amigos, gracias por cada una de esas

bendiciones mi Dios.

Amén.