Saltar al contenido

Oración del día para agradecer a Dios (22 abril)

abril 20, 2019

A pesar de nuestros errores, en su corazón no hay rencor ni odio, simplemente nos ama.

El único acto humano que tú y yo podemos hacer delante de nuestro Señor es agradecerle siempre con una oración al día. Darle las gracias por todo lo que nos da y por todo lo que nos permite ser y por su infinito amor.

A pesar de nuestros errores, en su corazón no hay rencor ni odio, simplemente nos ama. Los agradecimientos a Dios nunca serán muchos y nunca entenderíamos a entender su amor. Gracias a él podemos hacer lo que disfrutamos cada día.

Mi Señor, te agradezco la oportunidad

de disfrutar de este nuevo día, gracias

por confiar siempre en mí, por mostrarme

tu amor a diario, por tu infinita misericordia.

Esta mañana puedo despertar lleno de felicidad

porque desde muy temprano manifiestas tu amor

por mí, porque desde muy temprano haces que

mi vida tome un sentido diferente.

Te agradezco mi Dios, porque me das fuerzas

para seguir adelante y trabajar para que pueda

gozar de alimento cada día y para apoyar en los

asuntos de mi hogar, gracias Amado Padre porque

me permites desarrollar mis habilidades mientras

ayudo a otros.

Gracias por me has elegido entre muchas personas

para llevar ese mensaje de amor a quienes lo

necesitan. Este día quiero ser útil para tu obra

y pongo de mí para agradarte y servirte, mi Señor.

Agradecido estoy, porque he tenido la fortuna

de gozar de una noche cálida y segura bajo tu

mano Señor, me has dado la gracia de pasar la

noche bajo tu protección, estoy tan agradecido

contigo Padre, porque cumples tus promesas,

porque me eres fiel.

Mi Dios te agradezco por tu misericordia, porque

no me sueltas la mano en ningún momento, como

aquel niño entrando por primera vez a un salón

de clases, aferrado a la mano de su padre,

tembloroso y desconociendo todo, pero el Padre

es sabio y sabe lo que es mejor para su hijo, y

tu mi Señor, sabes lo que mi corazón necesita y

me das los medios para conseguirlo todo, solo

hace falta mi esfuerzo y mi perseverancia.

Amén.